martes, 9 de mayo de 2017

ES LA FIESTA DE LA DEMOCRACIA (LOL)



                                                      Conjurado el peligro de un nuevo asalto a los cielos, esta vez en el corazón de Europa, nos preparamos para que... todo siga igual.
 
Los grandes estadistas europeos nos advierten de que la única salida a esta pérdida de credibilidad de las instituciones europeas y del propio concepto de la UE en sí misma es "¡Más Europa, más Europa!", mientras respiran aliviados porque los incomodos mensajes de Le Pen se diluyen y pasan a un segundo plano de la realidad mediática.
 
Todo sigue igual, derrumbándose, pero a salvo.

Recordemos que al día siguiente de unas elecciones, los siempre ponderados analistas políticos insisten una y otra vez y repiten los mantras habituales, frases tan recurrentes como vacías. Son los asideros a los que agarrarnos cuando hemos sufrido un tropiezo... "El pueblo es soberano" "El pueblo ha hablado" "El pueblo nunca se equivoca" "Es la fiesta de la democracia" son algunos ejemplos de esas frases manidas y casi siempre fariseas pero que nos hacen sentir un poco mejor, más seguros, más tranquilos, porque sabemos que cuando escuchamos esas frases todo va a seguir igual. Y la continuidad ofrece seguridad, y ésta, sosiego.
 
Pero...¿De verdad el pueblo nunca se equivoca?
Depende. Sociológicamente, España no ha cambiado mucho desde que Ortega dijera aquello de que en nuestra piel de toro -y nunca mejor traído- de cada 10 cabezas, nueve embisten y una piensa. Sí, es verdad que ahora todos tenemos smartphones, existen youtubers por doquier y muchos restaurantes españoles lucen una o más estrellas Michelín. Todos viajamos en avión, en AVE incluso, presumimos todo lo que podemos de nuestras vidas en las redes sociales en un obsceno ejercicio de escaparatismo vital, y hasta creemos que tenemos derecho a todo, y como tal, así lo exigimos.

Pero en lo esencial, España sigue siendo el país que retrataba ese mismo Ortega en su "España invertebrada" y nada hace pensar que ahora estemos mejor preparados cultural e intelectualmente para señalar con mayor acierto a quienes han de gobernarnos.
 
En los últimos años hay ejemplos muy conspicuos de resultados electorales que "no han salido según lo previsto" y pareciera que ese mismo pueblo soberano que nunca se equivoca ha decidido, en un rapto suicida, pegarse un tiro en el pie. Es entonces cuando esos mismos sesudos analistas callan y cuando gana Donald Trump en USA, ya no repiten las acartonadas frases-asidero. Ya ni el pueblo es soberano ni ha sido la fiesta de la democracia. Ha sido un bluff.

Pero hay casos mucho más trágicos de pueblos que encumbran a un salvador que a posteriori se transmuta en el ogro goyesco que devora a sus hijos. Y no es necesario viajar en el tiempo y llegar a la república de Weimar para observar cómo se revelan incontables los casos de elecciones que finalmente resultan letales para el pueblo que estaba "llamado a las urnas"-sic-.
 
Al fín y al cabo, el historiador Jim Powell nos recordaba que "Las dictaduras son a menudo inesperadas. Han surgido en pueblos prósperos, educados y sofisticados que parecían estar lejos de llegar a una dictadura"
 
Y así llegamos a la necesidad de comprender cómo hemos llegado hasta aquí y por qué...
Estoy convencido que las razones deben ser muchas y complejas, pero haciendo uso de la teoría de Ockham, dejémonos llevar plácidamente de la mano del reduccionismo y la simplicidad...
Europa lleva varias décadas escuchando siempre la misma música; la música impuesta por los adalides de un buenismo hasta cierto punto necesario que ha empapado todos los estamentos de la sociedad. Desde prácticamente todos los medios de comunicación generalistas, oenegés, organismos e instituciones públicas europeas y nacionales se han venido glosando insistentemente la necesidad y las bondades del multiculturalismo, la globalización y el mestizaje.
 
Y naturalmente que tenemos mucho que agradecer a esos cientos de miles, millones de "refugiados económicos" que han venido a España buscando una oportunidad para salir adelante, muchas veces realizando trabajos que a los "nacionales" nos cuesta aceptar. Mucho tenemos que agradecerles. Y creo sinceramente que la mayoría de estos inmigrantes "de buena voluntad" han encontrado su sitio en nuestra sociedad.
 
Pero con el tiempo han ido apareciendo también una serie de externalidades y derivadas no deseadas como consecuencia de años de permeabilidad en las fronteras nacionales y de efectos llamada en ocasiones irresponsables. Pero al efecto llamada no sólo respondieron gentes honestas y trabajadoras; también llegaron hordas de delincuentes, bandas criminales organizadas y hasta mafias que encontraron rápido acomodo en nuestra sociedad y en nuestros sistemas judiciales y penitenciario.
También se nos ha llamado una y otra vez a facilitar la integración de los inmigrantes, incluso adaptando a sus particularidades nuestros usos y costumbres. Porque debemos aceptarlos y tolerar todo lo que traigan y hagan, naturalmente que sí.
Hasta que hemos visto que no todo es aceptable ni tolerable, que muchas de sus costumbres no tienen cabida en nuestra sociedad ni en nuestro código penal. Y también todos, en mayor o menor medida hemos visto casos de abuso, a veces fomentados por nuestras propias instituciones, porque muchos inmigrantes no tenían ánimo ninguno de integrarse en nuestra sociedad más allá de beneficiarse de nuestro estado de bienestar y de cuantas prestaciones, ayudas, subsidios y subvenciones pudieran recibir. 
 
 Y si todas estas circunstancias están deviniendo en problemas de encaje y de convivencia en España, mucho más y desde mucho antes lo son en países allende los pirineos, donde la población inmigrante supera de lejos a la nuestra.
 
Y para enrarecer aún más la situación aparece en los últimos lustros el fenómeno del fanatismo religioso y el terrorismo, dando la sensación de que estamos dando cobijo a extremistas, que odian nuestra cultura, nuestra sociedad, nuestra civilización, en definitiva, y que alentados desde los púlpitos religiosos islamistas de la propia Europa, están dispuestos a todo con tal de manifestar su odio hacia las sociedades que les han acogido, y de paso ganarse el paraíso. Así pues la sopa está ya en la mesa, y vemos como desde hace años han ido surgiendo por toda Europa y USA partidos políticos y movimientos sociales con claros tintes racistas y xenófobos como respuesta a todos estos "problemas de convivencia" que en ocasiones desde los medios públicos se intentan minimizar e incluso ocultar, lo cual resulta aún más irritante.
Es ciertamente complicado que estos partidos políticos de nuevo cuño e ideología ultraconservadora lleguen a gobernar en países con democracias consolidadas -reconozcámoslo, lo ocurrido con Trump es una anomalía en todos los sentidos-  porque, tal como acabamos de ver en Francia, cuando la partida se juega entre dos, tales extremismos encuentran rápidamente un techo, quizá de cristal en el futuro, cierto, pero hoy por hoy en apariencia irrompible.
Y en otros sistemas electorales donde intervienen todos los partidos e ideologías, pueden llegar a ganar las elecciones, pero harto difícil será que encuentren los apoyos necesarios para llegar a gobernar. 
Sin embargo, estamos también observando cómo el auge de tales partidos aún sin llegar a formar gobiernos, están teniendo rápida respuesta ideológica en otros partidos que sí están en condiciones de llegar a gobernar, y que asumen y digieren sin mayor exabrupto parte del ideario ultra, aunque sólo fuera como estrategia puramente electoralista.

No es necesario que recordemos el viejo retruécano marxista sobre las ideologías, no de Karl, sino de Groucho.
 

No hay comentarios: